¡Aquí Estoy! ¡Puedes Contar Conmigo!

Con frecuencia Jesús fue a las sinagogas. Jesús enseñó en las sinagogas. Mas tarde, cuando San Pablo llegaba por primera vez a cualquier ciudad, también el siempre visitaba a la sinagoga el primer sábado, como hizo Jesús. Dice el Evangelio,

En aquel tiempo, se hallaba Jesús a Cafarnaúm y el sábado siguiente fue a la sinagoga y se puso a enseñar.

¿Por qué? ¿Por qué fue Jesús a la sinagoga?

La razón es que fue a donde Dios siempre nos ha llamado y enseñado, en asamblea para escuchar a la Palabra de Dios y rezar a El. No todos podían leer, y la gente no tenían Biblias en sus casas. Pero todo Judío y Israelí sabían que podían escuchar la Palabra de Dios en asamblea en la sinagoga. Alguien iba leer en publico, en la sinagoga las palabras de Dios. Y ellos podían rezar en comunidad. En asamblea aprendían como vivir mas sano.

Nosotros en la parroquia de Sagrado Corazón de Jesús, también proclamamos la Palabra de Dios. También, rezamos en comunidad y adoremos a Dios. Así estamos conectados con los oyentes en la sinagoga de Cafarnaúm donde enseno Jesús hace dos mil anos. Y, cuando la palabra de Dios lo reciba la gente, con corazones abiertos, comenzamos a ser cambiados por el bien. Tan fuerte es la Palabra de Dios para los quienes están abiertos a recibir su Palabra.

Y también, tenemos aquí la autoridad de mandar demonios y curar nuestros fieles con los sacramentos, como los sacramentos de la Confesión y la Eucaristía. Jesús esta vivo aquí. Vienen demonios aquí para perturbar o distorsionar a nuestra comunidad, pero siempre Jesús nos defiende, si lo pedimos y lo permitimos y vivimos con sus sacramentos.

Para mi es curioso la necesidad de humanos a formar comunidad. Los jóvenes buscan pareja. Cuando separan o se divorcian, todavía buscan formar comunión con otra pareja. Cuando los inmigrantes llegan de México comienzan a buscar su Iglesia y a su comunidad.

A los demonios, no les gustan a la comunión sagrada. Siempre vienen a destruir o distorsionar la comunidad. Dios nos llama a conocerlo a El en comunidad, en familia, y en parroquia. Y nos protege de los espíritus malos, porque Jesús esta aquí. Nos hace mejores personas cuando estamos en comunión Cristiana con El, como familia y parroquianos.

Ahora, nosotros estamos llamados a formar y fortalecer a nuestra comunidad. Escuchan el Salmo hoy,

Ojala escuchen hoy la voz del Señor:

No endurezcan el corazón.

He observado como maduren los fieles. Muchas veces cuando comiencen a llegar, buscan los lugares en la iglesia mas lejos del Altar como que no quieren caer en una trampa, o quieren escapar rápido. No quieren ningún compromiso. Con sus cuerpos demuestran físicamente que no quieren comprometerse con la comunidad. Están aquí. Pero, no están aquí. No están comprometidos. Eso es muy obvio entre los jóvenes quienes queden en el pasillo tecleando sus celulares. Y Uds. padres los permiten en vez de ensenarles a participar.

Poco a poco, después que experimentan y crecen en la Palabra de Dios, comiencen a moverse mas cerca al Altar. Así podemos observar como crece su compromiso con la comunidad. Como se maduren, comienzan a demostrar con su presencia que están escuchando la voz del Señor, y sus corazones son menos duros. Crece la fe. Disminuye su temor. Poco a poco a comiencen crecer en actitud mas maduro que les permitan a decir,

“¡Aquí estoy, Señor! Pueden contar conmigo.”

Es el camino de la fe. Llegamos como tímidos. Alejados. Desconectados. Escuchamos la Palabra de Dios. En los sacramentos comenzamos a alejarnos del mal. Estamos librado del mal si practicamos nuestra Fe. Maduramos en fe cuando comenzamos a preocuparnos para el bien de los demás, y con nuestras parejas y familias. Es un proceso espiritual. Significa crecimiento espiritual cuando podemos decir abiertamente, a nuestra comunidad.

“¡Aquí estoy, Señor! Pueden contar conmigo.”

Comiencen a formarse en ministerios o grupos de formación. Escuchamos otra vez el evangelio,

En aquel tiempo, se hallaba Jesús a Cafarnaúm y el sábado siguiente fue a la sinagoga y se puso a enseñar.

Observo a cuantos ministerios tenemos, como Coros, San Vicente de Pablo, Boy Scouts y Girl Scouts, Doctrina y catechesis, Movimiento Familiar, Pro-Vida, Cristo Renueva su Parroquia, etc. Así somos cada vez mas parroquia de Jesús. Así nos servimos unos a otros y crecemos.

San Pablo dijo en la segunda lectura a los Corintios de su preocupación para su formación,

Les digo todo esto para bien de ustedes. Se lo digo, no para ponerles una trampa, sino para que puedan vivir constantemente y sin distracciones en presencia del Señor, tal como conviene.

También, Señor Jesús, Ven a nosotros. Enséñanos a formar comunidad contigo en nuestra parroquia.

“¡Aquí estoy, Señor! Puedes contar conmigo.”

———————————————————————————

Ahora, a mi me gustaría presentarles a nuestros ministerios, muchos usando sus playeras y camisas. Estamos bien benditos por su ministerio. Si tienen interés en uno de ellos, háblenles.