Los Siete Pecados Capitales: La Soberbia

Un poco mas de un año atrás iniciamos una serie de homilías examinando los Siete Pecados Capitales, y ya hemos revisado seis de ellos: El pecado de la Ira, la Avaricia, la Envidia, la Gula, la Pereza y la Lujuria (Los pueden leer o escuchar el audio de estas homilías con su celular o computadora en el sitio Web de la parroquia) Nos falten una más de los Pecados Capitales para terminar: El Orgullo o la Soberbia. Una razón por el retraso es que es el pecado de la soberbia es el mas difícil para me, y me cuesta mucho trabajo salir de ello. Dominar la soberbia requiere un combate continuo con mi egoísmo.

La iglesia ha contemplado los Pecados Capitales desde los tiempos de Jesús y los apóstoles.

Continuar Leyendo->

Los Siete Pecados Capitales: La Lujuria

El año pasado, en Julio, iniciamos una serie de homilías examinando los Siete Pecados Capitales, y ya hemos revisado cinco de ellos: El pecado de la Ira, la Avaricia, la Envidia, la Gula, la Pereza. (Los pueden leer o escuchar el audio de estas homilías con su celular o computador en el sitio Web de la parroquia) Nos falten dos mas pecados para terminar: La Lujuria y el Orgullo. Hoy vamos a examinar la Lujuria.

La iglesia ha contemplado los Pecados Capitales desde el tiempo de Jesús y los apóstoles. La lista inicial de Pecados Capitales nos la dio San Pablo.

Continuar Leyendo->

Los Siete Pecados Capitales: La Pereza

Uno de los puntos mas importante con respecto a la oración es que cuando estamos en oración, también estamos abiertos a comunicación con Dios. Ud. ha iniciado una conversación con El cuando recen. Es mucho mas fácil recibir lo que dice Dios cuando su comunicación con El es activa, que si no estas comunicando con El. El si sabe nuestras necesidades antes de que lo decimos a El. Sin embargo es necesario que nosotros los decimos y nos enfocamos en nuestra comunicación con El.

Muchas veces no lo hacemos porque no tenemos confianza que El nos oye y nos responde. Las lecturas hoy dicen que si nos escucha y si nos responde.

“No desoye la plegaria del huérfano, ni a la viuda, cuando expone su queja….
Quien sirve a Dios con todo su corazón es oído y su plegaria llega hasta el cielo.”

En el Evangelio, Jesús esta motivándonos a quedar en oración pero mantenernos humildes.

Continuar Leyendo->

Los Siete Pecados Capitales: La Gula

¿Usted sabe cómo se siente la conversión? Es muy parecido a cuando uno se enamora. Usted es cambiado. Lo que antes le importaba, ahora no importa más. El amor genuino cambia todo. Pregúntele al “Hijo Prodigo”. Hay vergüenza envuelta junto a la conversión. Ve las cosas con una luz muy diferente y las cosas nunca volverán a ser las mismas. Con la conversión del corazón, el amor nos hace buscar la reconciliación de nuestra vergüenza. Podemos estar muy arrepentidos en el amor, y aceptar cualquier penitencia que sea necesaria.

Continuar Leyendo->

Los Siete Pecados Capitales: La Envidia

Dijo Jesús,

“¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división.
De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres….”

La división.  ¿Porque Jesús trajo la división?  La división se presenta cuando unos quieren estar con Dios para vivir y amar eternamente, pero otros quieren mas al mundo y posesiones.  Quienes toman el Evangelio con seriedad deben esperar la misma incomprensión y división.  Al igual que Cristo, nunca debemos desalentarnos y abandonar la lucha de proclamar y vivir la verdad.  Pero por envidia nos van atacar.

Continuar Leyendo->

Los Siete Pecados Capitales: La Avaricia

Los Siete Pecados Capitales La Avaricia

Recién iniciamos una serie de homilías examinando los Siete Pecados Capitales, y ya hemos revisado el pecado de la Ira.  En las semanas que viene vamos a seguir revisando uno por uno los otros Pecados Capitales.  La iglesia ha contemplado los Pecados Capitales desde el tiempo de Jesús y los apóstoles, como hemos escuchado en las lecturas hoy.

El pecado, en términos sencillos, no es nada mas que un acto malo.  Pero el pecado es siempre una decisión personal que nos separe de nuestro Dios.  El pecado mortal es fatal; nos mata por que nos separa de Dios.  No hay vida eterna aparte de nuestro Dios.  Solo hay vida eterna con Dios.  Solo Dios es eterno.  El pecado mortal nos separa de nuestro destino:  El cielo y nuestra salvación.  El Pecado Capital nos lleva al odio y al pecado mortal.  Así perdemos la Vida Eterna.

Continuar Leyendo->

Los Siete Pecados Capitales: La Ira

Los Siete Pecados Capitales-La Ira

Desde que llegué a la parroquia, tenía el deseo de hablarles sobre un tema importante para cada uno de nosotros.  Se trata del pecado.  O específicamente, se trata del Pecado Capital.  Rara vez hoy en día hablamos del tema, pero es importante para nuestra salvación.  En las semanas que vienen vamos a revisar uno por uno los siete pecados capitales.  La iglesia ha contemplado los pecados capitales o mortales desde el tiempo de San Pablo.

El pecado, en términos sencillos, no es nada mas que un acto malo.  Pero el pecado es siempre una decisión personal.  El pecado nos separa de nuestro Dios, por nuestra decisión.  El pecado mortal es fatal, nos mata por que nos separa de Dios.  No hay vida eterna aparte de nuestro Dios.  Solo hay vida eterna con Dios.  El pecado mortal, capital nos separa de nuestro destino:  El cielo y nuestra salvación.  El pecado capital nos lleva al pecado mortal.

Continuar Leyendo->